La Madre Monte, un Mito Llanero

Conoce la verdadera historia de la Madre Monte

La Madre Monte, mito llanero
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

La Madre Monte es uno de los mitos que más presente se encuentra en las diversas regiones de Colombia y el cual forma parte primordial en el folclor de estas.

Podemos encontrar este relato en Antioquia, andes centrales y occidentales, junto con el valle del Magdalena y el cauca.

Este personaje, también se conoce como madreselva y se le reconoce como la reina de los bosques y zonas selváticas. Además de ser reconocida en otros países de Sudamérica, como Brasil y Argentina.

La Madre Monte hace parte de la sección de Mitos y Leyendas del llano y es una de las más representativas de la región junto con otras narraciones, como la llorona o el silbón. Para conocer más acerca de estas leyendas, el Parque las Malocas Villavicencio, ofrece un tour con guía.

De hecho, estas historias han hecho parte de exposiciones artísticas, llevadas a cabo en la ciudad.

¿Cuál es su apariencia?

Algunos dicen que su figura es de una mujer esbelta, cubierta de hojarasca, brazos largos y una gran cabellera llena de musgo y enredaderas, donde se posan los animales que cubren su rostro.

Otros dicen que es una señora corpulenta, elegante, vestida con hojas y musgo fresco, con un sombrero lleno de hojas frescas y plumas verdes, las cuales no dejan su rostro a la vista.

También se dice que es mitad mujer y mitad monte y que vive en la profundidad de los bosques. Cuentan las personas, que en ocasiones de tempestad se escuchan sus quejidos entre los árboles y que su silueta se pierde lentamente en ellos.

Un mito es una narración o relato de una historia fabulosa, el cual forma parte de la tradición oral de diferentes lugares. Su característica principal es ser protagonizado por seres sobrenaturales o fantásticos como dioses o monstruos. Su fin es demostrar o explicar un hecho o un fenómeno como el origen o la lluvia.

Mito de la Madre Monte

Se le atribuye los desbordamientos e inundaciones de los ríos, debido a que se baña en los nacimientos de los riachuelos, lo cual causa graves consecuencias.

De hecho, la Madreselva construye su refugio en estos lugares, con las piedras más grandes que hay en los ríos, alejada de la civilización y rodeada, en su gran mayoría, de animales peligrosos.

Algunos leñadores y campesinos afirman escucharla imitando algunos sonidos de los animales de la selva, como las aves y grillos.

Gobernante del bosque

Como guardián de la naturaleza, la Madre Monte vela por que la lluvia y el viento siempre estén presentes. Además, guía a los animales en sus periodos de celo.

Al ser gobernante del bosque, sufre cuando alguna de las criaturas a su cuidado le sucede algo. De aquí nace su odio a los leñadores y cazadores.

Por ello, esta mujer castiga a las personas que violen todo aquello que esté bajo su dominio. También sanciona a todos los infieles y vagabundos y maldice con plagas los terrenos de las personas que usurpan las propiedades ajenas.

Además, a los que andan por el camino malo, les hace ver una montaña impenetrable, matorrales difíciles de pasar o caminos que se pierden. Esto les causa mareos, de los cuales tardan en despertar y cuando lo hacen, creen que fue una alucinación, ya que el camino vuelve a su origen.

Cuando se sega de furia, la madre monte se transforma en otra, siendo así que sus ojos arrojan fuego y sus manos se convierten en puro hueso. De aquí nacen las tormentas y vientos fuertes.

 ¿Cómo escapar de ella?

Bueno, hay que estar atentos por si se nos aparece la madre monte, nunca se sabe. Así que, aquí te contamos lo que debes hacer en ese caso. 

Algunos dicen que lo más conveniente es ir fumando tabaco o llevar un bejuco (tallo, rama) de adorote amarrado en la cintura.

También, se dice que hay que llevar semillas (pepas) de cabalonga (o Covadonga) en el bolsillo o si no, una vara recién cortada de cordoncillo de guayacán.

No está de más, llevar consigo un escapulario, medallas o imágenes bendecidas. Igualmente, se recomienda rezar la oración de San Isidro Labrador, el cual es patrono de los montes.

Como ya lo mencionamos, para aprender más sobre estos relatos, puedes ir al parque las Malocas, uno de los sitios turísticos en Villavicencio más populares.

El mito y la leyenda, aunque no sean reales, forman parte importante de la cultura regional. Desde hace muchos años, se han contado de generación en generación hasta formar parte de nuestra tradición.

Finalmente, estas narraciones, se han forjado enseñanzas y miedos. Puesto que, estos mitos y leyendas funcionan para enseñar y aunque menos divertido, también para “asustar” a las personas, en general a los niños.